A diferencia de otras estructuras los domos ofrecen beneficios como reducción de gastos y tiempo de construcción. Descubre cómo esta tecnología puede beneficiar tu proyecto, grande o pequeño. Te compartimos algunas ventajas más:

Los domos tienen menor peso. Aproximadamente 3 veces más bajo que los techos de acero. No se necesita una columna interna para soportar el techo, el domo es autoportante.

El techo de domo puede diseñarse con ventilación libre y puede ser hermético al gas si hay presión interna dentro del tanque.

La resistencia superior del domo proporciona una alta tolerancia al asentamiento diferencial. Una razón de esta resistencia inherente es que el techo de la cúpula de hormigón y la pared vertical son de hormigón monolítico.

Los domos son las estructuras de almacenamiento a granel más duraderas del mercado. En una industria donde los sitios tradicionales de hormigón y acero tienen un historial de fallas, las estructuras en forma de domo han resistido terremotos, huracanes y la prueba del tiempo.

En comparación con las limitaciones de almacenamiento de otros tipos de estructuras, todo el interior del domo se puede utilizar para contener el producto almacenado, aumentando así la capacidad de almacenamiento total para cualquier diámetro y altura dados.

Proporciona soluciones de almacenamiento de diseño y construcción integrales o de un solo componente.

Los domos promueven una circulación de aire más eficiente y mantienen las temperaturas uniformes en toda la estructura. Esto puede hacerlos de dos a cuatro veces más eficientes energéticamente que los hogares tradicionales. Estas casas aíslan de manera muy eficiente debido a su forma única. Dado que la luz realmente se refracta y permanece dentro del domo, estas estructuras pueden aprovechar al máximo la luz solar, lo que reduce la necesidad de iluminación artificial.