En otras entradas ya hemos hablado de los beneficios del acero gracias a la diversidad de materiales en los que se puede utilizar. Ahora, ahondaremos en las láminas de acero al carbono las cuales se caracterizan por ser piezas delgadas y planas de acero laminado en caliente. Las podemos encontrar en el mercado en distingos calibres o grosores, los que rebasan el calibre 7 son considerados como placas.

Estas son producidas combinando acero con un poco de carbono y han sido diseñadas para doblarse sobre sí mismas a temperatura ambiente sin agrietarse. Es importante destacar que el acero al carbono está compuesto por un mínimo de elementos de aleación por lo que el aumento de carbono reduce la ductilidad, pero incrementa la resistencia.

El acero al carbono también es conocido como acero de construcción. Su composición química incluye hierro, silicio, manganeso y carbono, así como  otras “impurezas” de azufre, fosforo, oxígeno e hidrógeno. Este material es muy utilizado en la fabricación de maquinaria, motores, vehículos y tuberías. De acuerdo con la cantidad de carbón que contenga se considera: acero de bajo, medio o alto carbono cuando alcanza más del 0.51% de este elemento.

¿Necesitas láminas de acero al carbono para tu proyecto de construcción? Llama a Curvo Techos en donde encontrarás una amplia variedad de productos de acero.

Con información de Stell Mart, Cosmos On line, Láminas y Aceros y Metalium.