En CURVOTECHOS te queremos contar sobre el acero al carbón, que es una aleación entre el acero con el carbono, es de hecho su principal elemento, tienen una composición química un tanto compleja pues además del hierro y carbono que contienen, en su composición influyen otros elementos necesarios para la producción, como el silicio, el magnesio, fósforo, entre otros.


Es conocido como acero de construcción, estimando que un 90% de la producción total le pertenece, además cabe destacar que el contenido de carbono eleva la resistencia del acero e incrementa el índice de fragilidad al frío, haciendo que disminuya la tenacidad y ductilidad.


CATEGORÍAS


-Acero extrasuave: Posee un porcentaje de carbono de 0.15%, resistencia mecánica de 38-48 kg/mm2 y una dureza de 110-135 HB, lo que lo hace fácil de manipular, soldar y deformar, pues es el que menor resistencia tiene. Sus aplicaciones son en materiales con deformación al frío, elementos de maquinaria de gran tenacidad, herrajes, plegados, entre otros.


-Acero suave: Es deformable a través de soldaduras específicas para tratarlo. Sus propiedades varían de la siguiente manera, porcentaje de carbono de 0.25%, una resistencia mecánica de 48-55 kg/mm2 y una dureza de 135-160 HB. Las aplicaciones de esta categoría son piezas de resistencia media, embutición, plegado, herraje, entre otros.


-Acero semisuave: Con un porcentaje de carbono es de 0,35%, resistencia mecánica de 55-62 kg/mm2 y una dureza de 150-170 HB. Este tipo de acero al carbono es usado en la elaboración de pernos, tornillos, piezas resistentes, elementos de maquinaria y más de uso frecuente.


-Acero semiduro: Sus propiedades le otorgan una buena resistencia, sin embargo, puede ser sometido a ciertos tipos de deformación. Contiene un porcentaje de 0.45%, resistencia de 62-70 kg/mm2 y dureza de 280 HB. Puede ser usado para piezas bastante resistentes, transmisiones, cilindros de motor, así como elementos de maquinarias.


-Acero duro: Sus propiedades son en porcentaje de carbono 0.55%, en resistencia 70-75 kg/mm2 y en dureza 200-220 HB. Permitiendo su uso en piezas regularmente cargadas, de espesores no muy elevados, en transmisiones, ejes, tensores, entre otros.